¿Cómo limpiar un filtro de campana grasienta?

¿Cómo limpiar un filtro de campana grasienta?

¿Cuándo fue la última vez que te asomaste por debajo de la campana extractora de tu cocina y comprobaste que los filtros estaban grasientos y muy sucios?

Si ha pasado mucho tiempo o si, ummmm, nunca los has limpiado, déjame advertirte: ¡no va a ser muy bonito y será una tarea asquerosa! (con perdón).

El propósito de un filtro de campana es retener la grasa. Con el tiempo, el filtro se puede bloquear de grasa y pierde su eficacia, por lo que es importante limpiar estos filtros periódicamente.

Afortunadamente, limpiarlos no es difícil en absoluto, siempre que lo realicemos periódicamente.

¿Qué necesitas?

  • - Agua muy caliente o hirviendo.
  • - Detergente para lavar la vajilla a mano.
  • - Bicarbonato de sodio.
  • - Cepillo no abrasivo para fregar.
  • - Toallas de papel o paño parra platos

Instrucciones:

Retira los filtros de la campana. La mayoría de los filtros se deslizan o salen fácilmente de la parte inferior de la campana. El mío tiene una pequeña asa que tirando de ella deja libre el filtro.

Llena el fregadero o una cubeta con agua hirviendo. Cuanto más caliente esté el agua, más efectiva será la limpieza. Si la temperatura del agua no es lo suficientemente caliente, hervir agua en una cacerola grande y viértela en el fregadero.

Vierte 1/4 taza de bicarbonato de sodio y un buen chorro del detergente en el agua caliente. Agítalo todo con el cepillo hasta que el agua esté bien enjabonada.

Coloca los filtros de grasa en el agua hirviendo asegurándote que estén completamente cubiertos. Encima de los filtros, pon algo de peso para evitar que suban y déjalos en remojo durante 10 minutos.

Después del remojo, restriega los filtros con el cepillo de fregar no abrasivo. Si es necesario, agrega más jabón al cepillo y restriega.

Enjuaga bien los filtros con agua caliente y sécalos con la toalla de papel o el paño limpio.

Limpiar los filtros de la campana una vez al mes es una buena estrategia de mantenimiento.