Guía de higiene al utilizar electrodomésticos

Guía de higiene al utilizar electrodomésticos

Para lograr una correcta higienización y desinfección de tu ropa es importante establecer una temperatura mínima de 60ºC.  Generalmente las lavadoras cuentan con programas que además de limpiar la suciedad de la ropa, al mismo tiempo la higienizan y desinfectan. En el caso del frigorífico, es necesario que los olores no se entremezclen entre la nevera y el congelador, evitando la proliferación de bacterias. 

Antes no solíamos plantearnos la importancia de elegir bien la temperatura o el programa de lavado y secado de la ropa o la vajilla y, con el paso del tiempo, hemos visto aparecer en algunos electrodomésticos más de 15 programas o distintas funciones de los cuales no sacábamos partido, limitándonos a utilizar casi siempre el lavado o secado estándar.

Ahora, más que nunca, esos programas que habíamos dejado olvidados en el tintero son una excelente opción a la hora de mantener la máxima higiene y desinfección en nuestra ropa y vajilla o simplemente en la conservación de alimentos. Según indica la OMS, la temperatura mínima para eliminar virus como el SARS sería de unos 56ºC.

Hemos hecho una selección de recomendaciones para conseguir los mejores resultados de higiene cuando usamos los electrodomésticos:

Higiene en las lavadoras

la tecnología ha llegado a un punto en que actualmente existe la opción de ajustar el nivel de temperatura en los ciclos de lavado, por tanto los hace más personalizables. Lo ideal para cualquier desinfección es aplicar una temperatura mínima de 60ºC, siempre considerando las recomendaciones de la ropa que vas a lavar por parte de su fabricante. Adicionalmente, también existen programas predeterminados que trabajan a temperaturas inferiores (habitualmente a 40ºC) con tal de minimizar los daños en el tejido de la prenda, pero que cuentan con otros extras con tal de garantizar una buena higienización. Programas por ejemplo que incorporan una fase de vapor al inicio del ciclo de lavado, lo que permite ablandar la suciedad y, al mismo tiempo, conseguir un plus en higiene y desinfección.

Higiene en las secadoras

La gran olvidada del verano y, no obstante, ofrece un buen número de ventajas independientemente del programa que utilices. Al alcanzar una temperatura media que se sitúa por encima de los 80ºC, te ahorra tiempo de secado y una mejor higienización de la colada. Además, evitarás los efectos de secar la colada al sol: daños en la ropa ocasionados por los rayos UV y por la polución.

Higiene en los lavavajillas

Como en cualquier electrodoméstico, en el lavavajillas es necesario tener en cuenta las instrucciones del fabricante sobre el elemento que se va a lavar. Aunque los programas estándar suelen funcionar a una temperatura media de 56ºC, los hay que ofrecen temperaturas más altas y, asimismo, un plus de higienización. Es el caso de los programas intensivos que trabajan a temperaturas de 70ºC y aseguran la eliminación de un 99,9% de las bacterias, muy útiles en caso de necesidad de esterilización por ejemplo utensilios de bebes. 

Higiene en las planchas

Utilizar los golpes de vapor o el vapor continuo del centro de planchado también nos asegura no sólo un acabado perfecto sin arrugas de nuestra ropa, sino una higienización extra de la ropa, ya que el vapor generado sale a 150ºC. Además, es aplicable a cualquier tipo de tejido, como por ejemplo las cortinas, ya que existen centros de planchado que permiten planchar en vertical.

Higiene en los frigoríficos

Cada vez surgen mayor número de tecnologías relacionadas con la higiene en el frigorífico que facilitan la eliminación de olores, o con circuitos independientes entre el frigorífico y el congelador que evitan la transmisión de posibles bacterias y olores entre ambos compartimentos. Además, es importante tener en cuenta los materiales con los que están hechas las bandejas del electrodoméstico. Las hay ya de cristal templado, el material más inerte que existe actualmente. Un aspecto muy importante en cuanto a higiene del frigorífico es el de respetar la asignación de alimentos a los cajones, ya que cada uno de ellos ha sido diseñado para conservar ese alimento en cuestión.

Higiene en los hornos

Una de las mejores opciones que ofrece el horno son los programas de pirolisis, o vapor inyectado (muy conocido como Aqualysis). Estos sistemas de limpieza automática están preparados para soportar temperaturas de hasta 480ºC con tal de reducir la suciedad y la grasa a cenizas. El bloqueo de puerta y sus 4 ó 5 cristales dependiendo de la marca y modelo aseguran una limpieza 100% segura. Algunos hornos incluyen la posibilidad de reducir el tiempo de la pirolisis, para hornos con menos suciedad, que pueden reducir el tiempo y el consumo hasta en un 25%. También tienes la opción de limpieza con vapor inyectado (Aqualysis), ya que el vapor es un potente agente limpiador para tu horno y evita el uso de detergentes abrasivos. Suele ser un ciclo rápido de 35 minutos altamente eficaz a la hora de disolver la grasa más incrustada.

Buena salud!